El domingo 23 de Septiembre se realizó el 9° Bicipaseo Patrimonial: el Bicipaseo Endieciochado; el mismo que surgió espontáneamente de los bicipaseantes a través del facebook, el mismo donde pedal, tradición, pipeño, chicha, empaná, música, diversión, patrimonio y chilenidad tuvieron un amistoso encuentro, logrando reunir a lo mejor de la cepa ciclística de los grupos pedaleros co-fraternos contemporáneos.

El día estaba radiante, ideal para cerrar los 5 días de fiestas patrias que algunos alargaron a toda una semana. A eso de las 9:00 am la Plaza Italia ya comenzaba a llenarse de bicicletas, harta gente que venía por primera vez, así como los primeros brotes de los árboles en primavera aparecieron más niños que nunca junto a sus padres, tíos, familias completas!…

Llegaron los dueños de casa: Francisca Génova y Jorge Ibacache, que contrastando sus vestimentas de negro y blanco respectivamente, comenzaban a dar las primeras luces de lo que nos esperaría este día proyectando su voz como si fuera una declaración de amor entre ambos por el megáfono. Por ahí aparecían Marcelo y sus secuaces de Asistencia en Ruta, Christopher y Diego. Con sombreros huasos y con más energía que nunca la Solange y Homero les daban la bienvenida a los viejos y nuevos bicipaseantes, otros con vestimentas típicas, una linda cletera con canasto de mimbre llegaba vestida de panadera, los niños y sus padres con poleras de chile, las bicis con banderitas, remolinos y colores del pabellón patrio. Desde la comuna independiente de Ñuñoa se dejaban caer en pandilla como siempre los PedaleaxlaCalle: Sergio Giacaman, Tami Miranda, Rodrigo Quiroz y Felipe Araos, quienes como de costumbre venían con esa sonrisa pegada en los labios y dispuestos a velar por la seguridad de los pedaleros cortando cuanta calle se les resista y antes de que los siempre designados carabineros de Santiago lo hayan pensado. Poco antes de las 10:00 am llegó una desafortunada Candelaria Acústica que ansiosa por llegar a su casa para pedirle a alguna de sus vecinas que una vez más le pasaran la copia de sus llaves extraviadas de su departamento, donde además estaba guardado todo el material dieciochero de este bicipaseo, se precipitó en el maicillo del Parque Bustamante con Emiliano incluido. Sin llaves, herida y con la pura fe llegaba a Plaza Italia para encontrarse con sus compañeros de equipo a darles la triste noticia… su equipo le dice “no importa, ahí veremos cómo nos las arreglamos”, mientras Nicolás la consuela argumentando que tenemos plazo hasta el hito de la plaza Yungay para movernos con las llaves.

Partió el primer grupo hacia la Plaza del Corregidor liderados por Nicolás Aguayo, el guapo y carismático guía de Bicipaseos, con una costilla medio rota y algo de mal dormir se lucía como siempre con su relato histórico sobre el origen de las celebraciones de fiestas patrias y la otrora Calle de las ramadas, actual calle Esmeralda. Por ahí apareció Sebastián Sánchez pero esta vez de espectador, aunque soplándole a la gente las respuestas de PSU con las que Nico interrogaba al público, mientras que los fotógrafos de siempre, Vicho Gaete, Rodrigo Gutiérrez con un atuendo de Cletero Presidente, Mauricio Javier y los recoletanos Mi Barracuda y Mauricio Morales tomaban posición para capturar los mejores ángulos.

De ahí directo por Recoleta hasta Las Pipas de Einstein, un pedaleo largo, tanto como para invocar la sed que se apagaría con las degustaciones gratuitas que Don Mario Rivas, dueño de esta fabulosa picada, nos ofrecería como buen patrón del fundo… de baco. Con el sol encima, la feria en plena esquina de Guanaco con Einstein, el olor a las longanizas Pincheiras del frente y un breve relato de Candelaria pal primer grupo y de la simpatiquísima María Fe, que con vaso de chicha en mano hizo un salú pa’ los del segundo grupo, los pedaleros no sólo degustaron el moscatel, la chicha, el pipeño blanco y el pipeño tinto de chillán, sino que aprovecharon de abastecerse para la actividad final en el parque, como el bicirrosiano pedalero Francisco Ortiz, que a esa altura ya llevaba medio litro en degustación y se había comprado otros 3 para la reserva de la tarde… las fotos iban y venían al interior del local. En el pedaleo al siguiente hito todos iban felices!

Saliendo de los límites chimberos, y pedaleando por Yungay llegábamos a la Plaza del Roto Chileno, donde una alegre sorpresa esperaba a los bicipaseantes, y donde nuestro happy compedal Pablo Arriagada nos relataba la historia de la Plaza que lleva por nombre la del Roto Chileno, en la que tanta actividad cultural no se desarrolla sólo los fines de semana sino durante todo el año! La guinda de la torta la pusieron una pareja de chinchineros, Pablo Vega y una bella dama de la que todos los varones quedaron enamorados, se lucieron tocando y bailando una cuequita al ritmo del chin chin, mientras los flashes ágiles de Nacho Lamas, Claudio Soto, Mauricio Javier e improvisados fotógrafos se dejaban seducir por el ritmo palpitante de los bombos y platillos.

Terminado este mágico momento y luego de la clásica foto grupal tomada en la plaza misma llegaron las buenas nuevas: Candelaria recuperó las llaves de su depto, y con eso los materiales y remolinos que llegaban justo a tiempo para el cierre de la actividad: Los juegos tradicionales en bicicleta en el Parque Los Reyes… ufff!!

Y ahí, mientras el primero improvisaba las reglas de los juegos, Jorge y Candelaria se las daban de animadores, Joaquín vendía unos remolinos, Carlos el tweed que esta vez andaba de contemporáneo, ayudaba a tirar la cuerda entre el equipo de guías del segundo grupo compuesto por Fran, Feña y Jorge v/s Nicolás, Pamela, Candelaria y Rodrigo; los “Guatones” Viviana y Rodrigo con su cuasi hijo Fredy el guatemalteco y Don Petronio se bebían una de las de granel de las pipas adquirida por don Vicho; por el otro lado le hacían la competencia los estudiantes de fotografía junto a Francisco y Felipe.

Luego se vino la carrera del huevo con la cuchara en bici, ahí estaba Eduardo Fuenzalida vestido de huaso dando la vuelta a la rotonda de los silos del Parque con la cuchara de la sede bicipaseana y uno de los 6 huevos en competencia. Varios niños prendieron también y disfrutaron la partida, algunos locales expertos como el ninja Quiroz, el Furioso Araos, Solange, la coqueta Jacqueline, y el motivado y chuncho Rodrigo más otros compedales se preparaban para la carrera más larga de sus pedales: la carrera lenta. Donde el último que llega, gana!

Pamela Navarro hacía las veces de jueza de línea, y don Pablo Arriagada preparaba mental y personalmente al joven Quiroz a ganar sí o sí: “Tienes que mantener tu equilibrio espiritual como Fredy Turbina y serás el ganador” se rumorea que le dijo. Giacaman, Tamara, Taís y Francoise alentaban a sus favoritos, mientras se especulaba que la carrera terminaría mañana. Dos tandas de cleteros, dos carreras eternas, mientras Nicolás hacía sus apuestas a viva voz cual carrera de caballos, los animadores con megáfono relataban los pormenores del lento avance de sus competidores… Finalmente un ganador, el furioso, callejero y bicipasente Felipe Araos por los hombres y Solange por las mujeres, los premios se quedaron en casa. A esta altura cualquiera pensaría que el concurso estaba más arreglado que mesa de cumpleaños…

Llegaron las empanadas! Y todo el mundo hacía fila para que Fran y María Fe les intercambiaran sus vales por una empanaíta, y vamos sacando las de pipeño y las de chicha. Están todos felices, hacía hambre…

Competencia de emboque y luego carrera de tres pies. Ahora sí los que no se motivaron antes a pedalear lento ahora corrían en pares: representando a Ñuñoa los hermanos Tamara y Alfonso Miranda; el par de flacos chimberos Francisco y Mauricio por la comuna de Recoleta, Quiroz y Candelaria por la comuna de Santiago y otras 3 parejas más. Comienza la carrera y los largipiernas toman la delantera, los flacos agarran velocidad, mientras los cortitos de rueda avanzan lento pero seguro, la vuelta a la rotonda, ya casi termina la carrera, van llegando a la meta y cual final de maratón la pareja de flacos Mauricio y Francisco, junto con otros veloces corredores hace malabares para llegar, finalmente llegan con una milimétrica diferencia. Hay discusión sobre los ganadores, los flacos llegaron de pie, mientras que la otra pareja llegó pero en el piso mediante una caída espectacular. Arriagada y Giacaman, jueces de línea, cuestionan la victoria por un fallo fotográfico. Repiten la carrera entre los finalistas, por fin tenemos ganadores: Francisco y Mauricio.

Todos contentos y satisfechos con la jornada pedalera de hoy, los primeros bicipaseantes comienzan a retirarse del Parque, no sin antes agradecer y felicitar a los organizadores: Se pasaron! Nos divertimos mucho! ¿Cuándo es el próximo Bicipaseo?… los organizadores y amigos están chochos, lo disfrutaron tanto como ellos.

Al final queda un solo grupo con la mejor de la cepa pedalera: Sergio, Tami, Alfonso, Taís, Quiroz, Felipe Araos, Francoise, Nico, Pablo, Vicho, los “Guatones”, Fredy, Don Petronio, Francisco, Michelle, Mauricio, Felipe, Wladimir, Jorge y Fran se van arrejuntando mientras Candelaria toca en el pandero un ritmo de cueca y Nicolás trata de entonar la de los carabineros sin que se le olvide, prende Arriagada pero también se le olvida la letra,  al final sólo Candelaria canta y toca una cuequita mientras se llenan los vasos con chicha y pipeño de las Pipas…

Yoy Spica anuncia que este es su último bicipaseo pues se va de viaje fuera del país por largo rato. Promete seguir haciendo los diseños de las chapitas desde Nueva Zelanda, “entonces ahora Bicipaseos será internacional” bromeamos. Todos están relajados, contentos, con esa tranquilidad de que las cosas salieron bien, mejor de lo que esperábamos, mirándonos unos a otros con cierta complicidad… hablando unos con otros sin interrumpirnos, abrazándonos, riéndonos, compartiendo la fraternidad del pedal. La primavera es inminente y se refleja entre algunos de los presentes, brota el amor entre pedaleros.

Finalmente llegan Valeria y Calama de la Máquina Maravillosa, cuando ya todo había terminado, pero felices a compartir la dicha de los compedales, y de haber sido los que finalmente salvaron la actividad al darse cuenta a tiempo del mensaje de Candelaria que decía : URGENTE! Necesito la copia de mis llaves…

Y es que la solidaridad y buena onda entre pedaleros, trasciende cualquier nombre de colectividad. En la bici somos todos iguales. Iguales de buena gente!