• Bicipaseo por Medio Siglo

     

    IMG_2248
     
    Editado el 2014, proyecto FONDART 
     

    En el Chile actual, transcurrida ya la primera década del siglo XXI, la preocupación por el rescate y la difusión del Patrimonio se ha convertido en una temática relevante para los debates del ámbito cultural. Escenario que adquiere especial importancia para un presente determinado por el empoderamiento de la sociedad a favor de cambios estructurales en la educación, la calidad de vida y el respeto a los derechos culturales, muchas veces amenazados por un mal entendido desarrollo.

    Sin embargo, persiste una noción del Patrimonio cultural material y particularmente de Patrimonio arquitectónico asociada a edificios antiguos, vetustos o ruinosos que tienen un valor histórico e incluso anecdótico, más que arquitectónico.

    Este trabajo reivindica el legado del Patrimonio Moderno, pues históricamente se le ha dejado en un segundo plano frente a los monumentales íconos decimonónicos y anteriores. Los edificios construidos a partir de la tercera década el siglo XX, responden a propuestas y movimientos surgidos desde las vanguardias artísticas y los nuevos conceptos de diseño sobre el hábitat del hombre.

    Estamos frente al surgimiento de un nuevo concepto de ciudad que trasciende hasta nuestro presente. Esta otra noción de urbe, es la que Bicipaseos Patrimoniales como Agrupación Cultural recoge en el proyecto Bicipaseos por Medio siglo, 50 años de Movimiento Moderno Arquitectónico y pone en valor a través del diseño de cuatro recorridos que permiten la observación del espacio a la velocidad de la bicicleta.

    Nuestro objetivo es que las personas que nos acompañan en los recorridos puedan reconocer el sentido de lo patrimonial, ejercicio que implica cuestionamientos centrales: ¿por qué cambian las formas en la arquitectura?, ¿qué idea de ciudad se tenía 80 años atrás?, ¿cuál es la ciudad en la que hoy vivimos y cómo es la que queremos?

    Preguntas que nos permiten reflexionar de manera crítica sobre las problemáticas urbanas que en ese instante enfrentaron sus creadores, y a su vez, en lo que hoy día enfrentan sus habitantes y nosotros mismos al transitar por estos edificios y sus barrios. Buscamos motivar la valoración de lo que tenemos, el reconocimiento de este patrimonio como un bien común. Promover así el respeto por nuestros vecinos y nuestra heredad. Aprender en el presente lo bueno y lo malo del pasado para poder proyectar un mejor futuro.

    En ese mismo sentido, queremos utilizar las bicicletas como un dispositivo que nos permite reunirnos colectivamente, pensar y dialogar mientras pedaleamos y nos re-encantamos con nuestra ciudad. Finalmente, invitarlos por medio de esta obra a reflexionar sobre el mensaje de ciudadanía que desde acá lanzamos:

    La ciudad se construye con todos sus actores de manera justa y democrática.

     

    Ver el libro completo aquí